Hola a todos buen inicio de semana, quiero compartir con ustedes una experiencia que tuve hace algún tiempo, donde platicando con una señora mayor, me externaba su preocupación por la juventud de hoy, por los niños y jóvenes que tienen que salir a  estudiar a las escuelas y muchas veces se ven en la necesidad de hacerlo solos sin compañía de sus padres o algún familiar cercano, y me hablaba de la inseguridad  en que vivimos todos, pero en particular de  los jóvenes que están más expuestos y son blanco fácil de la delincuencia y mencionaba algunos casos que habían salido en los noticieros, donde las víctimas eran jovencitas casi niñas, secuestradas aún con el uniforme escolar y también familias conocidas en las cuales alguno de sus hijos había desaparecido, y me decía lo afortunada que era yo en tener a mis hijos conmigo educándolos en casa y que más familias deberían conocer este método para poder cuidar mejor de sus hijos y no exponerlos a estas situaciones tan difíciles y dolorosas;

 

Y por supuesto que tiene razón!!! Y le doy gracias a Dios por ello, el tener a los hijos bajo nuestro cuidado y protección disminuye los riesgos de enfrentar problemas tan complicados como estos, la Biblia menciona en la primera carta de Pedro capítulo 5 versículo 8,

 

Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; 1 Pedro 5:8

 

 

get_imgUna cobertura espiritual

Dios nos dio a los padres el privilegio y la responsabilidad de cuidar y proteger a los hijos que Él nos ha prestado, y la mejor forma es estar con ellos el mayor tiempo posible, enseñándolos y cuidándolos hasta donde humanamente nos sea posible, no se trata de encerrarlos en una burbuja y no dejarlos hacer nada, por supuesto que deben tener actividades y relacionarse con otras personas, es parte de la vida y debemos confiar en que Dios tiene una cobertura espiritual para ellos, no somos nosotros y nuestras fuerzas sino Él obrando a través de nosotros los padres.

 

Educamos en el hogar por obediencia

 

Por todo esto diríamos que la inseguridad es una buena razón para educar a nuestros hijos en el hogar y sí, efectivamente es una buena razón, pero no es la razón fundamental, Dios dice en Su Palabra en

Deuteronomio 6:5-7

 

Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Y estas    palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de  ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte,  y cuando te levantes. Deut.6:5-7

 

famíliaY cómo podríamos hablar y repetir estas palabras que Dios nos manda si casi no vemos a  nuestros hijos!!! medio día en la escuela y el otro tiempo restante haciendo trabajos de equipo  fuera de casa o haciendo un sin fin de tareas y lo que resta pegados a la PC o smartphone  hablando con los amigos, realmente es muy poco el tiempo de convivencia entre padres e hijos y así es muy difícil poder enseñarles algo, es por eso que en obediencia a este mandato bíblico educamos en casa, enseñándoles a amar a Dios sobre todas las cosas y también educándolos en las materias seculares y como consecuencia tenemos  el privilegio de poder cuidarlos y protegerlos más de cerca y podemos ver la bendición de Dios obrando en sus vidas, acercándose cada día más a Él y esforzándose por servirlo y en los padres conociendo cada día más su corazón tomando en cuenta sus necesidades, sus gustos y talentos y así poder guiarlos en los caminos que Dios tiene trazados para cada uno de ellos.

 

De todo corazón les deseo que Dios les bendiga y traiga convicción a sus vidas y así juntos poder cambiar los paradigmas establecidos en los sistemas de enseñanza actuales, muchas gracias por su atención y por el tiempo que dispusieron a leer estas líneas.

 

Saludos, Rosy Vicenttin.

 

Categorías: Hogar Educador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: